Archive for noviembre, 2008

Belén y Pedro

El otro día, pululando por la red infinita, llegué por casualidad a un blog que me dejó hipnotizada.

Los que me conocéis ya sabéis que mi gran pasión y, como me dijeron el otro día, casi “el motor de mi vida” son los viajes. No puedo dejar de pensar en el próximo destino que, como muy acertadamente sostiene Javier Reverte, siempre es el mejor. Y mientras que éste llega me entretengo en leer historias, buscar información y ver fotografías de cualquier país del mundo, ya que todo lugar desconocido me parece fascinante.

carteles

Pues como decía, andaba matando un poco el tiempo cuando me topé con el blog de Belén y Pedro, dos barceloneses que no han desaprovechado ni un minuto en el último año. Según pude leer en su bitácora, han regresado hace un par de meses de dar la vuelta alrededor del mundo. Y claro, a mí se me puieron los dientes largos y el alma en vilo.

Sentí una envidia como pocas veces había sentido (de la buena, eh, de la buena) y fui desgranando con la boca abierta cada una de las páginas de su diario. En sólo unos momentos salté de Nueva Zelanda a Argentina y de ahí a Kenia, y después a Asia… Y así durante un buen rato. No podía dejar de imaginarme la sensación de libertad que se tiene que sentir al viajar durante un año completo, al conocer a personas totalmente diferentes, al no saber lo que te espera el día de mañana. Al no tener una fecha fija (al menos próxima) en la que dejas de disfrutarlo.

Por todo eso Belén y Pedro se han convertido en los últimos añadidos a mi ya larga lista de ídolos. Ya sé que tantas y tantas personas han dado la vuelta al mundo antes que ellos, pero simplemente han sido ellos dos los que lo han hecho exactamente como yo imagino que a mí me gustaría hacerlo, y han sido ellos los que han vuelto a despertar en mí el deseo de embarcarme en una aventura así.

Un saludo y gracias, Pedro y Belén.

18 noviembre 2008 at 9:05 am 3 comentarios

Ese tanque, que no se me desmelene

Cuando vamos a otros países pasan a menudo inadvertidas, pero a mí me hace gracia fijarme en las señales de tráfico que, muchas veces son diferentes de las nuestras y, otras, no tienen absolutamente nada que ver.

Regulación del tráfico en Gütersloh

Regulación del tráfico en Gütersloh

Ésta de Gütersloh (Alemania) me pareció bastante curiosa. No sé si será normal, pero a mí me llamó muchísimo la atención.

Pasaba por delante al menos dos veces en semana, pero no podía evitar una sonrisa cada vez que lo hacía: “por favor, los camiones que no pasen de 120 km/h y los tanques, de 50”. 

Menos mal, que si no los tanques se nos animan y no veas las carreritas que se pegan…

12 noviembre 2008 at 9:16 am 7 comentarios


Comentarios recientes

Entradas recientes

Posts Más Vistos