Archive for febrero, 2009

No kiss

beso1No tengo muchos datos sobre lo que voy a contar, pero me pareció tan curioso que no podía dejarlo pasar por alto. 

Esta señal se encuentra a la salida (y entrada, supongo) de las bocas de metro de alguna ciudad en Inglaterra, pero no recuerdo cual concretamente. La medida, prohibido besarse, se ha tomado para evitar aglomeraciones innecesarias en los accesos al transporte público. 

Esta frialdad inglesa…

Anuncios

24 febrero 2009 at 9:50 pm 2 comentarios

Un croissant austriaco

croissantPues parece que los franceses nos tienen engañados a la mayoría, ya que lo que muchos considerarán uno de los mejores inventos galos no es tal. El croissant, ese bollo que tantos desayunos nos ha alegrado, no es de cuna francesa sino austriaca.

La historia se remonta al siglo XVII, concretamente al año 1683, cuando el imperio otomano, lo que serían los turcos de hoy, intentaban entrar en la ciudad de Viena tras varios años de cerco. Como ninguno de los asaltos anteriores había dado resultado, los musulmanes adoptaron una nueva estrategia y comenzaron a cavar un túnel para pasar bajo las murallas de la ciudad y conseguir así entrar en la ciudad.

Como es lógico pensar, esta obra de ingeniería tenía que ser hecha de noche, para no alertar a los vieneses y poder cogerlos por sorpresa, una vez que hubiesen logrado entrar en la ciudad. Con lo que no contaban los turcos es con que los panaderos, y más si hablamos de Viena, se pasan la noche en vela para poder tener el pan listo bien temprano. Y claro, se dieron cuenta de que algo tramaban al otro la muralla. 

Los pasteleros dieron aviso al emperador y éste, a su vez, al ejército, siendo finamente los otomanos los sorprendidos y vencidos.  El soberano, como no podía ser menos, obsequió al gremio de los panaderos con una serie de privilegios, por su decisiva colaboración a la hora de derrotar al enemigo.  

Y los panaderos, como agradecimiento por los privilegios recibidos (pero qué cumplidos son estos austriacos) elaboraron un nuevo dulce con el que agajasar a su emperador. Encima, como se sentían “chisposos” por la reciente victoria, no se les ocurrió nada mejor que darle forma de media luna al nuevo bollo, a imitación de la bandera turca, y así, aparte de disfrutar del postre, se burlaban un poco de los musulmanes, que tantos malos ratos les habían dado.

22 febrero 2009 at 4:52 pm 3 comentarios

Mamá Claudina

No puedo dejar pasar más tiempo sin recomendar una visita y un alojamiento maravillosos en Cuba, ahora que algunos de los que me rodean están pensando en acercarse por allí. 

Se trata de la casa particular de Claudina Álvarez, en Viñales

Para centrarnos, Viñales en un pueblito de la provincia de Pinar del Río que a nosotros nos aportó algunas de las mejores experiencias en la isla. Se trata de un pueblo muy pequeñito, con casitas bajas de colores y todas iguales, rodeado por mogotes, unas formaciones geológicas que vienen a ser montañitas aisladas y romas.

Valle de Viñales

Valle de Viñales

Viñales es pura tranquilidad. Y en casa de Claudina, más. Las charlas con ella y su hija hasta la madrugada fueron de lo mejor del viaje. Su hospitalidad y amabilidad nos dejaron con las ganas de pasar más tiempo allí. ¡Era como mi madre en Cuba! 

La noche que llegamos estábamos los dos malos con la barriga, hasta que nos topamos con la sopa de malanga. ¡Pero qué cosa más rica! Ni que decir tiene que se nos quitaron todos los males y, al día siguiente, no sólo disfrutamos de las sopas de Claudina, sino también de zumos tropicales, pescado, verduras, tortilla… Esas manos en la cocina sólo pueden recordar a las de… ¡mi madre! 

Casa Claudina

Casa Claudina

A todo el que me pregunta siempre le he dicho que en Cuba es mucho mejor alojarse en casas particulares, antes que en hoteles, pues ofrecen un mejor servicio por el mismo dinero (hablando siempre de presupuestos ajustados, no de los que quieren grandes complejos hoteleros de cadenas internacionales) y el contacto directo con la población cubana, tan buscada siempre.  

Por si alguien puede estar interesado, aquí dejo el enlace a una web que hicimos con toda la información de la casa y sus alrededores (está sin terminar, pero puede ser de utilidad). 

Por último, creo que también merece la pena contratar la excursión que ofrece el museo para visitar los mogotes. Jesús, el guía, nos llevó por los alrededores de Viñales dándonos vasta información de la geología, fauna, flora, historia y costumbres de la zona. Y como colofón a la caminata, lo mejor de todo: la visita a la plantación de tabaco de Guillermo, con degustación de moros y cristianos y fumado de puro recién liado incluidos. Una auténtica delicia.

12 febrero 2009 at 9:48 am Deja un comentario

Por favor, llámame Blanca

Sí, definitivamente tengo que tener un “gen Fernández Ochoa” extraviado por ahí… El esquí es lo mío. Lástima que lo he descubierto casi 30 años tarde…

Bueno, realmente no sé si llegaré a la categoría de crack en el deporte alpino, pero de lo que estoy segura es de que me he quedado encantadísima con mi primer contacto con los esquís.

Después de muchos intentos de convencer a mi amiga Claudia el año que estuve en Austria para que me enseñase un poquito y lograr únicamente que me prestase una bolsa de Ikea para lanzarme lomita abajo (disfrutando como una enana, eso sí), por fin el pasado día 17 llegó mi verdadero bautizo en la nieve.

El viernes por la tarde salimos mis hermanos, Alfonso, Juanlu y yo rumbo a Sierra Nevada para adentrarnos en el maravilloso mundo de las caídas, unos (entre los cuales me incluyo) y para demostrar su pericia en el manejo de esquís y bastones, otros.

Nos instalamos a nuestra llegada al albergue y, al margen de la copiosísima cena a las siete de la tarde, no hay mucho que destacar.

<i>Si, aunque parezca mentira, yo soy la de delante.</i>

Sí, aunque parezca mentira, yo soy la de delante.

El día siguiente por fin llegó el momento del estreno, y allí estábamos los seis, la mar de bien equipados, para hacer nuestros pinitos en la nieve. Con la santa paciencia de Antonio aprendimos a hacer la cuña, girar (más o menos) y poco más. Tras una larguísima y deseperante cola de espera en la “alfombra mágica” nos atrevimos ya a lanzarnos por Borreguiles. ¡Pero qué miedo, cuando yo me vi allí arriba y sólo había una forma de bajar (esperaba que rodar no estuviese entre mis opciones). Bueno, al final poco a poco lo conseguimos (muy despacito, eso sí) y llegamos abajo triunfantes. ¡Y sin haberme caído ni una sola vez! 🙂

Después fuimos a las clases que teníamos contratadas pero yo, muy guay, decidí por mi misma pasarme del grupo “Principiantes” al “Principantes advance“. Y así se nos fue el primer día que, la verdad, no me pareció tan chulo ni tan emocionante como me había dicho todo el mundo.

Pero el domingo ya cambió la cosa…

En vez de ir hasta las pistas con el telecabina me atreví a bajar esquiando desde el albergue con Antonio, Macarena, Luis y un amigo suyo. No lo estaba haciendo demasiado mal hasta que me dijeron que iba por una pista roja. Entonces me empecé a poner nerviosa y a hacer más eses de la cuenta.

Después fuimos directos a Stadium, que a mí me sonaba a palabras mayores… ¡Y tanto! Cuando nos bajamos del telesilla yo me negué a tirarme por esa cuesta. ¿Pero estamos locos o qué? Menos mal que, una vez más estaba ahí Antonio para, con paciencia, hacerme ver que no me quedaba otra. Pues sí, finalmente lo bajé. Y creo recordar que también sin caerme. Pero qué catacrack.

Cuando llegamos a Borreguiles volvimos a Stadium, después bajamos el Río, y yo cada vez más a gustito y más suelta. Vamos, que cuando llegó la hora de la clase fui porque el deber me llamaba, que si no… me quedó por ahí tan ancha.

Como temía, la clase se me hizo un poco aburridilla, porque por la mañana me había estado moviendo mucho más, pero bueno, Maca y yo compensamos volviendo al albergue también sobre los esquís. Una pasada.

En resumen, el primer día no tanto, pero el segundo disfruté como una enana y ahora estoy deseando volver a ponerme unos esquís y ver de dónde soy capaz de tirarme la próxima vez. Ah, y deseando enseñarle a Claudia cómo desperdició su oportunidad de transformar a una españolita que lo flipaba con la nieve en una auténtica estrella del esquí.

1 febrero 2009 at 11:19 pm 4 comentarios


Comentarios recientes

Entradas recientes

Posts Más Vistos